miércoles, 17 de agosto de 2016

EL TIEMPO DEBE DETENERSE: EL ESPÍRITU DEL TIEMPO
Primera edición de la novela, Nueva York, Harper and Brothers, 1944

    Como ya advirtiéramos en la anterior entrada sobre la novela, Time Must Have a Stop, esta fue publicada poco antes de La filosofía perenne. Por ello, es fácil percibir en la novela la evolución espiritual de Huxley hasta el punto que podríamos confirmar El tiempo debe detenerse como el preludio tanto de La filosofía perenne como de muchos de los futuros ensayos de nuestro autor. 
Primera edición inglesa, Chatto & Windus, 1945
Aparte del ingenioso argumento desarrollado por sus polifacéticos personajes, esta novela es todo un alegato contra la disección científica de nuestro mundo contemporáneo, de nuestra sociedad y de nuestra limitada realidad. Seguramente el propio Huxley se haya disfrazado del joven protagonista de la novela, Sebastian Barnack, soñadores ambos y, sobre todo, dispuestos a promover el noble fin del despertar espiritual de la humanidad. Pese al collage de motivos y temas que articulan la vida de sus personajes, hay un asunto común en todos ellos, la exploración de la vida y la muerte según la espiritualidad budista, que finalmente tiene la respuesta sobre la existencia individual y la conciencia universal que trasciende la existencia de nuestro cuerpo físico: "Sólo hay un rincón del universo que realmente se puede mejorar, y es tu propio yo".

Curiosidades sobre la novela en internet:


  




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada