miércoles, 23 de noviembre de 2016

RECORDANDO A ALDOUS HUXLEY UN DÍA Y CINCUENTA Y TRES AÑOS DESPUÉS DE SU MARCHA


Hace cincuenta y tres años y un día (1963) que Huxley, una tarde de un día como el de ayer, a las 17:30, en su hogar de Los Ángeles, le pide a su esposa, Laura, por escrito, una última dosis de 100 miligramos de LSD, que ella misma le inyecta. A las doce y media de este mismo día muere asesinado el presidente J.F. Kennedy en Dallas, y justo cinco horas después, a las cinco y media de la tarde, fallece Aldous Huxley en su hogar, con su segunda esposa, Laura, a su lado, recitándole al oído –como en su día él también hiciera con su primera esposa, Maria– el Libro tibetano de los muertos, con la esperanza de un despertar en otros niveles superiores de conciencia o en una reencarnación de buenos auspicios, algo que ya presagiara cuarenta y seis años atrás, en el año 1916, con tan sólo 19 años de edad, con la publicación de su primer poema, «La rueda ardiente». Sea este nuestro humilde homenaje a nuestro entrañable maestro y "vigía" filosófico, uno de los escritores y pensadores más proféticos del pasado siglo XX.

Wearied of its own turning,
Distressed with its own busy restlessness, Yearning to draw the circumferent pain– The rim that is dizzy with speed–
To the motionless centre, there to rest, The wheel must strain through agony
On agony contracting, returning
Into the core of steel.

And at last the wheel has rest, is still, Shrunk to an adamant core:
Fulfilling its will in fixity.
But the yearning atoms, as they grind Closer and closer, more and more Fiercely together, beget

A flaming fire upward leaping,
Billowing out in a burning,
Passionate, fierce desire to find
The infinite calm of the mother’s breast.
And there the flame is a Christ-child sleeping, Bright, tenderly radiant;

All bitterness lost in the infinite
Peace of the mother’s bosom.
But death comes creeping in a tide
Of slow oblivion, till the flame in fear
Wakes from the sleep of its quiet brightness And burns with a darkening passion and pain, Lest, all forgetting in quiet, it perish.

And as it burns and anguishes it quickens, Begetting once again the wheel that yearns– Sick with its speed – for the terrible stillness Of the adamant core and the steel-hard chain. And so once more
Shall the wheel revolve till its anguish cease In the iron anguish of fixity;
Till once again
Flame billows out to infinity,

Sinking to a sleep of brightness In that vast oblivious peace.


LA RUEDA ARDIENTE

Exhausta de tanto girar,
mortificada por tan frenético desasosiego,
ansiando perfilar el dolor circunferente
―la vertiginosa llanta a toda velocidad―
hacia el centro inanimado y allí reposar,
la rueda debe ir de agonía
en agonía contrayéndose, hasta volver
al núcleo de acero.
Y por fin la rueda encuentra reposo, queda en calma, agazapada en diamantino núcleo:
cumpliendo su voluntad en lo inmutable.
Pero los ansiosos átomos, en tanto se frotan
cada vez más cerca, más y más,
violentamente unidos, engendran
una llamarada que enhiesta se eleva,
hinchándose de un ardiente,
apasionado, fiero deseo de encontrar
la paz infinita del pecho de la madre.
Y allí la llama es un Niño Jesús durmiente, luminoso, dulcemente radiante;
toda amargura disipada
en la infinita paz del seno de la madre.
Pero la muerte avanza en una marea
de lento olvido, hasta que la llama asustada
despierte del sueño de su calmo resplandor
y se incendie de nublada pasión y dolor,
no sea que, al olvidarlo todo en la calma, fenezca. Pues mientras arde y se angustia se aviva, engendrando una vez más la rueda que añora ―aquejada de su velocidad― la espantosa quietud del diamantino núcleo y de la cadena de fuerte acero. Y así una vez más
girará la rueda hasta cesar su angustia
en la férrea angustia de la fijación,
hasta que otra vez
la llama se expanda a lo infinito,
sumiéndose en el sueño luminoso
de tan vasta e inconsciente paz. 


REFERENCIAS LITERARIAS:
Aldous Huxley, Poesía completa, Madrid, Cátedra, 2011.
Aldous Huxley, Un mundo feliz, Madrid, Cátedra, 2013.
Gómez López, Jesús Isaías, Aldous Huxley, poeta de paraísos perdidos, Madrid, Síntesis, 2016.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada