martes, 7 de febrero de 2017

SIXTH INTERNATIONAL ALDOUS HUXLEY SYMPOSIUM
     Elegir un póster para un simposio no es fácil, y máxime cuando se trata del Sixth International Aldous Huxley Symposium —el primer simposio internacional que se celebra en nuestro país sobre la figura de Huxley, uno de los novelistas más intelectivos y pensadores más visionarios de nuestro tiempo— es por ello, ante todo, un compromiso añadido más con el autor y la ciudad, Almería, que lo acoge aunque sólo sea durante unos días de la primavera de 2017. Para ello hemos incluido una conocida foto de un joven Huxley recién egresado como graduado en Literatura Inglesa en el Balliol College de la Universidad de Oxford, de 1917. Por otra parte, a su vera,  La primavera, del pintor almeriense más universal, Jesús de Perceval, cuya hermosa doncella sesteando en un idílico escenario primaveral de cualquier mágica playa almeriense, aunque seguramente del Cabo de Gata, reclama la mirada "interesada" del joven Huxley, que doce años después, en octubre de 1929, de casualidad o causalidad, pasa por Almería, donde experimenta un epifánico encuentro con la luz de una tierra que tiene "la Luz por amante". Desde ese instante, Huxley advierte la divinidad y los niveles superiores de conciencia en esa única y particular luz de Almería, metafórico preludio de obras posteriores como  Las puertas de la percepción.

La primavera (1982), de Jesús de Perceval.

     Y es así como Huxley vio Almería, como una hermosa, divina y lumínica mujer desnuda, que "concibe el fruto de su divino deseo", por eso, dos años después, hará de "Almería" —mujer-diosa, ciudad-paraíso, carne-espíritu—, el soneto central de su último poemario, Las cigarras y otros poemas (1931). En el seleccionado y mencionado cuadro de Perceval advertimos que esa mujer-diosa que es Almería, en efecto, "tiene la luz por amante", porque en Almería Huxley percibió lo divino y lo humano fundidos y trascendidos en la esencia más íntima de la mujer, como última revelación de la divinidad. Almería le debe a Huxley este y muchos otros eventos, pero nos conformamos con este encuentro internacional donde se reunirán los mayores especialistas mundiales de su carrera y pensamiento, los entusiastas de su obra y todos cuantos deseen conocer y acercarse a la obra y vida de un poeta terso, un novelista de ideas,  un humanista moderno, y un profeta de nuestro futuro más inmediatamente incierto. Pero sobre todo, Almería, representada por la Universidad de Almería, erigida con su envidiable y lumínico Campus orientado al mar, estará presente ante este genio de nuestra era para agradecerle, 88 años después, su íntimo y penetrante"flechazo" por ese arquetipo de mujer y ciudad, cielo y tierra "creada por el perpetuo fuego celestial". Aquí seguiremos, en la Universidad de Almería, desde el 19 al 21 de abril de 2017, transmitiendo el invertebrado e infinito mensaje huxliano a todos los que nos queráis acompañar. Y leamos el poema, ahora más que nunca, para conmemorar su dimensión universal y otorgarle el carácter internacional que merece: 


ALMERÍA 


Los vientos aquí no tienen insignias en movimiento, pero recorren      

una vacía oscuridad, una destemplada luz; 

ramas que no se doblan, nunca una flor torturada

se estremece, raíces agotadas, a punto de volar; 

alado futuro, marchito pasado, ni semillas ni hojas

dan fe de esos veloces pies invisibles: corren
libres por una tierra desnuda, cuyo pecho recibe
todo el fiero ardor de un sol desnudo. 
Tú tienes la Luz por amante. ¡Tierra afortunada
que concibe el fruto de su divino deseo! 
Mas el seco polvo es todo lo que ella da a luz, 
esa hija de arcilla creada por el perpetuo fuego celestial. 
Por lo tanto venid, suave lluvia y delicadas nubes, y calmad
este amor radiante que tiene la fuerza del odio. 

[Aldous Huxley, poesía completa (edición bilingüe), Cátedra, Madrid, 2011, pág. 632]
Alcazaba de Almería, de Domingo Leiva



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada